Hacer llegar la ayuda hasta las zonas más remotas, el gran desafío de las ONG en Nepal