Hassan y Hussein, evolucionan cada día