Hollande, contra el victimismo de Sarkozy en un crispado debate