Contar la realidad en Honduras, una misión de alto riesgo