Todos en Houston miran a la planta química