Nueva York intenta recuperar la normalidad tras el paso devastador de 'Sandy'