Impresionantes nubes de insectos cubren las farolas de la ciudad bielorrusa de Vítebsk