Incertidumbre en Seúl, a 60 kilómetros de los misiles norcoreanos