Indignación en las calles de Londres porque el incendio del edificio se podía haber evitado