Indignación por la sonrisa del ministro tras 29 muertos en las inundaciones