Indignación a las puertas del tribunal de Perugia