El agresor del soldado francés actuó movido por su religión musulmana, según el fiscal