El ministro de Interior marroquí defiende la actuación en El Aaiún ante un preocupado Gobierno español