Internet la llevó a la anorexia y la salvó de ella