Investigan la conexión entre el partido ultraderechista NPD y un grupo neonazi