Irak considera un gran golpe para Al Qaeda la muerte de Osama Bin Laden