Irán ahorcó una persona cada 24 horas el año pasado