Irlanda recibe a los ocho países más poderosos del mundo, con Siria en el objetivo