El marido de Isabel II, ingresado por una infección urinaria