El Estado Islámico tiene al menos 200.000 combatientes, más de lo que se creía