El Estado Islámico dinamita la mezquita desde donde proclamó su ‘califato’