El Estado Islámico ejecuta a más de 150 civiles, entre ellos varias mujeres y niños