Una cámara capta una brutal agresión en un barrio ultraortodoxo de Jerusalén