Un soldado israelí, a patadas con un niño palestino