La deuda italiana sufre el castigo de los mercados y contagia a España