Atrapados en un hotel tras una avalancha en un pueblo del centro de Italia