Japón: el agua arrasa con todo