Treinta muertos y cinco heridos tras la protesta israelí contra la embajada estadounidense