Una de las víctimas de Denver sobrevivió a un tiroteo en junio