Joseph, en un nuevo hospital