Un cura se gasta en apuestas 500.000 dólares recaudados para los refugiados