Los Juegos Olímpicos de Invierno, bajo la amenaza terrorista