Julian Assange, el misterioso fundador