El ataque talibán a un hotel en Kabul deja una veintena de muertos