Kate acerca la monarquía al pueblo