Katie Holmes, vigilada por la cienciología