Miles de nepalíes huyen de la ciudad al campo por temor a las réplicas