Los terroristas de Al Shabaab separaron a los cristianos para matarlos