Cincuenta años después del magnicidio, aún hay muchos misterios entorno a los Kennedy