La lava del volcán Kilauea amenaza una planta geotérmica con productos inflamables