Kim ve su régimen fortalecido tras ejecutar a su tío al que califica de "escoria disidente"