Klaas Faber, uno de los nazis más buscados, se pasea tranquilamente por un parque alemán