Lágrimas en el aeropuerto de Pekín