Las FARC, dispuestas a abandonar las armas, pero no a entregarlas