Años de tedio y angustia en los campos de refugiados