La violencia amenaza con empañar las primeras elecciones libres en Libia en 60 años