Lieberman cree que los activistas de la flotilla "han visto demasiadas películas de James Bond"