La Liga Árabe quiere resolver el conflicto en Siria pese al veto ruso y chino