Los rebeldes sirios no confían en el plan de Annan porque Al Assad no lo ejecutará