Llegan hasta los mineros de Chile